marzo 11, 2011

Película del día...

I Saw The Devil - Ji-woon Kim , 2010

Se intitula "I Saw The Devil" (he visto el diablo) el nuevo reto de Kim Ji-woon con el cine moderno. Un cine con el que él juega desde sus primeros pasos, arquitectando cada vez más nuevas mágicas combinaciones de géneros para poderlo contar, con aquél estilo marcado y sin pudor alguno, los oscuros rincones de la mente humana. Después del drama familiar, el thriller psicológico, el noir y el western no sorprende en absoluto la elección del cineasta de profundizar un tema que es bastante utilizado (y amado) en el cine coreano y asiático por lo general, pero que aún él  no había explorado: la venganza. Aquella de un hombre, un agente secreto, perpetrado contra un asesino en serie que mata por capricho, para satisfacer sus impulsos sexuales, o por el simple gusto de ver la sangre que corre como si fuera un río y obviamente salirse con la suya. Es bastante sutil la acción, hábil la elección de las víctimas, meticulosa la laboriosidad del desmembramiento de los cadáveres y de su aniquilamiento, y es en ese preciso momento que sobre su rostro aparece una expresión aterradora de puro placer.

Centrada sobre los personajes más que sobre la dinámica del juego del gato y el ratón o sobre la búsqueda de la identidad del culpable, "I Saw The Devil" analiza la lenta transformación de un hombre común y corriente en un killer sediento de venganza y por esta razón no resulta menos peligroso del criminal que él va buscando por las calles de la ciudad para un ajuste de cuentas. Para el asesino, el hombre tiene en mente un recorrido punitivo sin precedentes que dará lugar, a un crescendo delirante de ferocidad, en la destrucción final. Descrita en manera bastante realista y explícita por el director de "Bittersweet Life" y "Two Sisters", esta historia golpea con grande intensidad las diferentes sensibilidades del espectador, porque más allá de un estómago robusto se necesita también una grande fuerza mental para visionar esta película sin cubrirse los ojos. Los cara a cara entre los dos protagonistas son violentiísimos, y este masacrante juego ve en su ejecusión dos fuerzas de la naturaleza que en vez de evitarse se buscan incondicionalmente. Uno planifica su investigación y su punición exactamente como el otro planifica sus homicidios y su fuga... (Spoiler) el policía le busca, le encuentra, le tortura y después le libera de manera que pueda hacer perder sus pistas para volver a buscarlo nuevamente y hacer la misma cosa reiterandola hasta llegar al momento final (Fin Spoiler).

Para dar vida a los protagonistas han sido elegidos dos actores extraordinarios : Es potentísima la prueba de Choi Min-sik (“Old Boy”), a su regreso después de un exilio autoimpuesto durado cinco años, en el papel de Kyung-chul, personaje de brutal sensualidad que el actor interpreta evitando sabiamente los clichés que normalmente se asocia a los asesinos en serie. Impecable es también el trabajor realizado por Lee Byung-hun, actor predilecto de Kim Ji-woon (“A Bittersweet Life”, “The Good, The Bad, The Weird”), que ofrece una performance totalmente deslumbrante. Visionar esta película os hará vivir una experiencia como pocas, os sentiréis oprimidos por un vórtice de sobrehumana violencia que no tiene explicación, os sentiréis catapultados en una de aquellas aventuras que no hubierais jamás deseado ver en pantalla pero que no conseguiréis no observar hasta el final. La estética es excelente, las secuencias de acción y de enfrentamiento estan puestas en escenas con un toque verdaderamente increíble, la atmósfera sucia y descarriada de los personajes y de los lugares es capturada por el director de manera impresionante. La camára no observa sino más bien acompaña cada momento vivido por los personajes con extrema naturalidad, no se detiene ante nada, ya sea que se trate de mutilaciones o de violaciones, de cualquier elemento que tenga que ver con el mal y su encarnación (la película ha sido cortada por la censura coreana, pero las escenas eliminadas han sido reintegradas en la versión internacional). Pero no es una violencia que tiene que ver con vampiros, fantasmas y monstruos, es una violencia pura, humana, que nace, se alimenta y se enfrenta en la mente del hombre y se pone en práctica a través del cuerpo.

El estilo fresco de Kim Jee-woon, quizá más brillante, por lo menos técnicamente, entre los directores coreanos en circulación. Con vandálico savoir-faire, disuelve esta serie de atrocidad en puro humor negro, inventandose al menos una secuencia memorable: un acuchillamiento múltiple sobre un coche en marcha, resuelto con un inesperado travelling circular. En conclusión "I Saw The Devil" es una película insensatamente coherente, además de visualmente sorprendente, una película que hace estremecer, que hace rabiar, ya sea por la rabia y (o) por el miedo. Son pequeñas emociones que personalmente me gusta cultivar, de vez en cuando...

Valoración : 8 / 10


En dos palabras : El director surcoreano Kim Ji-woon después del barroco e inquietante horror-psicológico "Two Sisters" y las sugestiones tarantinianas de "Bittersweet Life", pone en marcha un brutal monólogo sobre la venganza y sobre el eterno conflicto entre el bien y el mal a través del espejo deformante de dos fundamentos del cine de génere como el thriller-horror y el revenge-movie que Ji-woon maniobra con extrema elegancia y riqueza, coreografiando insostenibles explosiones de sangre y violencia que sobre la  pantalla dejan huellas indelebles.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...