diciembre 09, 2010

Película del día...

Let Me In - Matt Reeves , 2010

4 motivos para ver esta película :

-...Por que a dos años de "Cloverfied", Matt Reeves se confirma un director excepcional, del talento indiscutible. Transportando la historia de la glacial e inquietante Suecia al New Mexico, el joven director ha conseguido replicar los ambientes de la película de Alfredson, en una America reaganiana que descubre el Imperio del mal, materializandose al pequeño Owen, bajo la apariencia de una nueva y misteriosa vecina de casa…No es una simple película sobre vampiros, sino más bien un título que recorre las dificultades que cada adolescente tiene que superar en un preciso momento de la propia vida, aquello de la tan difícil adolescencia."Let Me In" es una impresionanate historia de amor, que no conoce edad o límites de "género", entre dos personas tan similiares y tan diferentes a la vez, inolvidables en la transposición cinematográfica sueca y simplemente extraordinarios en esta versión americana.

-...Por que es normal hacer comparaciones con el trabajo de Reeves en "Let Me In2 y el trabajo de Tomas Alfredson en "Let the Right One In2. Ambos estan basados en el fantástico libro de John Ajvide Lindqvist "Låt den rätte komma in", las dos películas escogen la misma realización de las escenas para contar la evolución de la relación entre estos dos difíciles personajes. Mientras que la película sueca elige, edulcorando la historia original de toda la violencia más explícita, de apostar sobre la poésia de la relación y analizando también en manera introspectiva una condición animal como el vampirismo, el trabajo de Reeves se asesta sobre los ritmos y las ambientaciones mucho más americanas. Homicidios, ataques, exagerados derramamientos de sangre se extienden sin miedo ante los ojos del espectador y Abby que se transforma, ya sea fisicamente que intimamente, en continuación, pasando del plan niña a aquél de vampiro en un abrir y cerrar de ojos. Y por lo tanto, todo se convierte visivamente más explícito, más sensacionalista. Es esencial en el proceso de comparación entre los dos trabajos, recordar que "Let Me In" fundamentalmente no es el remake de "Let the Right One In". Reeves de hecho, ha comenzado a trabajar en la película cuando la cinta sueca se encontraba aún en post-producción. La comparación por consiguiente, debería ser trasladada entre la obra literaria y aquella cinematográfica.

-...Por que la completa máquina, visiva, acústica y de realización no hubiera podido ser los misma sin dos actores convincentes capaces de interpretar los dos pilares de la historia. Owen y Abby son dos personajes extremadamente complejos pero aparentemente bastante simples. Niños con un pasado lleno de emociones y problemáticas que inevitablemente emergen sobre sus jóvenes rostros. Cualquier mirada descuidada, movimiento más ligero, risotada más aguda hubiera hecho su existencia en pantalla exagerada, poco exacta y no creíble. Chloë "fantástica" Moretz y Kodi Smith-McPhee, a pesar de su joven edad, regalan en cambio un interpretación magistral de sus respectivos personajes. Atormentados interiormente y sin embargo, constantemente inocentes, los dos pequeños actores conquistan al espectador y llenan la escena con tan sólo su presencia. No existe un solo momento en el cual sus emociones, sus necesidades, sus miedos o sus reacciones parecen inexplicables, exageradas o injustificadas y el afecto hacia ellos aumenta gradualmente con el fortalecimiento de la relación de amistad, hasta transformarse en mutua dependencia. Es también mérito de un cast en estado de gracia entre jóvenes talentos y famosos interpretes como Richard Jenkins (grandísimo) y Elias Koteas perfectos en hacer aumentar el termómetro de la tensión.

-...Por que "Let Me In" es una película inquietante, anestesiante, arrollodora. Una construcción cinematográfica técnicamente funcional. Reeves demuestra una vez más de saber jugar bastante bien con las ansias del género humano, escondiendo y mostrando a ritmos alternos violencia e intimidad, en una suseción de imágenes que encanta desde el primer momento. Los ambientes son aislados y tranquilos, de un lugar que, no obstante sea bien colocado en el tiempo y en el espacio, tranquilamente podría no haber existido. Para los espectadores y obviamente para la historia es importante sólo che aquél patio se encuentre allí, en ese preciso momento y sea escenario del nacimiento de esta maravillosa amistad-dependencia entre Owen y Abby. Por lo general todo resulta impactante, gracias también a la ayuda de una banda sonora, capaz de conturbar y angustiar al espectador incluso a ojos cerrados , como lo hacía (y lo sigue haciendo) el inolvidable score de "The Exorcist"... Las composiciones originales de Michael Giacchino, enfocan perfectamente el tono emotivo de la película y se mezclan sin cambios a las canciones escogidas para recordar las ambientaciones años ochenta de la storia. "Let me in”, como su predecesora, va más allá de las fronteras de las películas de género para contarnos una historia tierna y espantosa al mismo tiempo, aterradora y fascinante, que sacude y turba con una fuerza expresiva inusual... Una adaptación capaz de “brillar con luz propia”.

Valoración : 7.5 / 10


En dos palabras : "Let me In" va visionada y juzgada como una película basada en la novela "Låt den rätte komma in" de John Lindqvist y no como remake de la homónima película sueca. En este sentido nos encontramos frente a una película apassionante, intensa y bien confeccionada bajo todos los aspectos cinematográficos. Inquieta y encanta con un mix discreto de violencia, acción y poésia, narrando las dificultades en el crecer y en el encontrar a alguien con el cual sentirse a gusto a través de la funcional metáfora del vampirismo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...