noviembre 16, 2010

Película del día...

The Social Network - David Fincher , 2010


4 motivos para ver esta película :

-...Por que "The Social Network" no es tan sólo una película sobre el fenómeno Facebook. De Facebook entre diez años no se recordará casi nadie , mientras en cambio de la película de David Fincher se continuará a hablar durante mucho tiempo. "The Social Network" nos habla principalmente de la America de hoy en día, de qué cosa ha quedado del sueño americano, de la esencia del capitalismo. Temas altisonantes afrontados a partir de la microscópica intuición (todo empieza con una "simple" venganza contra una ex novia) de una "frívola" conexión mass medial capaz de poner en contacto todos los estudiantes de la universidad de Harvard (y después millones de personas en todo el mundo). Fincher se hace cargo del peso de su (nuestra) sociedad, la afronta con decisión y valentía, sin temor, realizando una película sobre el nacimiento controvertido de aquella idea que se ha convertido en una realidad social, la transformación de nuestra manera de relacionarnos. Una simple idea nacida casi por casualidad que ha convertido Mark Zuckerberg en el más joven multimillonario del mundo, pero que no ha servido a cambiar aquella incapacidad de relacionarse con los demás y que permanecerá ante nuestros ojos cómo el "simpático" antihéroe nerd.

-...Por que a funcionar en "The Social Network" es la genial estructura, la serie de maniobras que sin un momento de respiro oprimen al espectador, que se ve arrastrado por el guión más brillante de los últimos años, (premio Oscar certificado y praticamente ya concedido), labor de Aaron Sorkin, un guión relleno con diálogos agudos, inteligentes, jamás banales, potentes e irónicos, capaces de poner sobre el plato de la balanza los diferentes puntos de vista de los protagonistas, sin tomar nunca realmente posición, interpretados por un cast sorprendente : Si Jesse Eisenberg es practicamente perfecto en el asumir el papel del genial, pero frustrado Mark Zuckerberg personaje ambiguo, oscuro, solitario, franco, cínico pero al mismo tiempo frágil, Andrew Garfield es simplemente extraordinario en el rol del amigo de toda una vida, Eduardo Saverin, conquistado y fascinado por la idea revolucionaria de Mark para después ser traicionado por su misma criatura (memorable su monólogo final, cuando descubre la traición del amigo y socio). A completar el ya notable cuadro un Justin Timberlake que cada vez se acerca más al mundo del cine, mejorando película tras película, y los "gemelos" Armie Hammer creíble(s) en su aristocrática potencia muscular y pseudo-intelectual.

-...Por la sorprendente madurez de la puesta en escena. Cada vez más autor, David Fincher, pasa con extrema naturalidad de un género a otro (sin lugar a dudas se trata de su película más madura junto a aquella llamada "Zodiac"), consiguiendo infundir vitalidad y sangre al guión bastante locuaz de Sorkin (que ha cogido inspiración del libro "The Accidental Billonaries" de Ben Mezrich) que se decide por una narración no cronológica, más bien elíptica, que anticipa algunos fragmentos de historia, andando después a excavar en el flashback las motivaciones que nos han conducido hasta allí. Por su parte David Fincher, para evitar de realizar un trabajo hábilmente estático, corta cada diálogo como si fueran de los cara a cara entre imputado y abogado en una sala del tribunal. Cada palabra es sopesada, cada frase es una carnada o un mordisco que la mirada o el tono de la voz poco a poco identificarán. El sonido, los movimientos de fondo, los primeros planos nunca demasiados cercanos a Zuckerberg de poder quizás entender si está mintendo o no. Como en una partida de poker, cada momento es justo o para evitar los obstáculos o para caer en los bluff. Cuando puede, Fincher acude a esos pequeños elementos que, aunque sean aparentemente alejados de la historia, consiguen transportar la mirada del espectator hacia lugares al aire libre. Aquí se encuentra la no fundamental, pero absolutamente extraordinaria escena de la carrera de canoas: único momento exterior verdadero que se respira en la película, y a su vez centrado en uno de los temas de la película : la competición... Fuera de contexto va mencionada la irónicamente maravillosa escena final, indudablemente uno de los mejores finales cinematográficos de los últimos tiempos.

-...Por las espléndia música de Trent Reznor, mente de los Nine Inch Nails, y Atticus Ross que han creado para el lungometraje de los sonidos casi apocalípticos, constantemente en tensión, vibrantes de una propia fuerza propulsora que se insinua en las escenas más significativas del proyecto absoluto. No existe un aspecto en "The Social Network" que se consiga criticar. La utilización magistral (precisamente) de la música, la fotografía, el montaje soberbio, la capacidad de relatar un fenómeno social sin ningún tipo de banalidad o quizás ofender (demasiado) los protagonistas reales del acontecimiento sin necesidad de hacer apologías o encomendarse a la trivalidad. Que Facebook está cambiando nuestras vidas, a partir de las generaciones bajo los cuarenta es indudable, y no servía una película para decirlo. Por suerte "The Social Network" se centra en otras cosas, utiliza la historia de una invención para contar de jóvenes colocados demasiado pronto sobre el escenario, grandes demasiado pronto en una época de alienación de la realidad en donde Facebook es tal vez el escaparate, el significante, no el significado. No tan sólo por méritos artísticos, esta película permanecerá sin luagr a dudas en la historia por aquella lucidez con la cual cuenta un pedazo fundamental de historia reciente en manera seria y profundizada. Y por esta razón, verla en el cine será una experiencia simplemente inolvidable.

Valoración : 10 / 10


En dos palabras : La obra maeastra de David Fincher, el mejor guión del año, y tal vez, la mejor película. "The Social Network" es la Hollywood que se atrave, que sabe contar historias, que tiene al espectador pegado a la butaca por 120 minutos logrando apasionar relatando el nacimiento del social network más famoso del mundo. Parecía imposible pero Fincher lo ha conseguido, proporcionando un metro de medida sobre el cual vendrán inevitablemente valoradas todas las futuras películas de género... Absolutamente recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...