noviembre 29, 2010

Película del día...

Scott Pilgrim vs. The World - Edgar Wright , 2010


4 motivos para ver esta película :

-... Por que "Scott Pilgrim vs. The World" representa decididamente una anomalía en el moderno panorama cinematográfico. Es un comic-movie sin duda alguna, pero, es también la enésima confirmación de los contornos descoloridos que caracterizan este género, dominada por los productos en serie de los studios de la Marvel, la película de Wright decide sensatamente de coger una camino propio, de exasperar los tonos de los cómics y de recorrer aquél camino poco transitado. Y por este punto de vista parece casi de poder individuar una especie de hilo rojo que ata esta película a "Kick-Ass" de Matthew Vaughn, ya sea en el estilo fresco, original e irreverente, como en la historia de base. El propósito es exorcizar el complejo del nerd perdedor que, refugiandose en sus fantasías (de cómics o videogames), logra vencer sus miedos y adquIere autoestima. ¿Una simple moral? quizás, pero lo que importa es la manera con la cual viene propagado el mensaje, y "Scott Pilgrim vs. The World"  con su girándula de música, combates, diálogos hilarantes y la carencia prácticamente total de tiempos muertos, lo consigue perfectamente.

-...Por que contener casi 1200 páginas de cómic en aproximadamente dos horas de película no es ciertamente una hazaña simple, pero aquí (por una vez) no se ha tratado simplemente de establecer un compromiso. Wright, junto a Michael Bacall y al mismo Bryan Lee O'Malley (autor del cómic), han pensado a una nueva lectura de la graphic novel, que, si bien manteniendo las caracteristicas fundamentales de la historia y de los personajes no se pierde entre las diferentes subtramas del cómic, al contrario, va de frente al corazón de los aconteciminetos. Ciertas partes de la historia han sido repropuestas ciegamente, mientras que otras han padecido una casi total rescritura, que no obstante las ha (posiblemente), mejorado. En particular la parte final, que en la película resulta más homogénea y, sobre todo, satisfactoria respecto a la contraparte dibujada, con una intuición particularmente inspirada che aumenta notablemente el alcanze.

-...Por las soluciones gráficas aplicadas a la imagen, con onomatopeyas y líneas cinéticas que parecen añadir una tercera dimensión a la película sin necesidad de gafas estereoscópicas, son en efecto perfectamente integradas en el corpus de la película, así como los diferentes efectos gráficos y sonoros, sacados de la más común práctica videolúdica. Estos continuos reenvíos "cross-media" fascinaran al espectador acostumbrado, que los encontrará, inevitablemente divertidos y en algunos casos : "geniales", por como son ingeniosamente introducidos en la imagen como en la historia misma, contribuyendo a sumergir al espectador en la película, tanto así de hacer progresar inevitablemente el camino de los personajes en sus eventos personales. Wright demuestra una vez más de saber elegir los interpretes más adecuados, no tan sólo los protagonistas son perfectos (Michael Cera y Mary Elizabeth Winstead), son sobre todo los comprimarios (Brandon Routh como un aturdido bajista vegetariano, Chris Evans en papel de un egocéntrico divo del action, Jason Schwartzman impersonificando un odioso empresario discográfico y Anna Kendrick como la "sensata" hermana de Scott) a brillar con luz propia. Pero lo más importante es que "Scott Pilgrim vs. The World" representa sin lugar a dudas una de las trasposiciones más eficaces del cine conteporáneo realizadas por un cierto tipo de imaginario de videogames (en particular el estilo retro de un par de décadas atrás).

-...Por que como en los anteriores trabajos del director, no es fácil imaginar la evolución de la historia, incluso para aquellos que han leído la graphic novel, por otra parte Wright es famoso por la mezcla de géneros y el acercamiento inconformista de la reunión entre comedia y acción, entre situaciones dramáticas e hilarantes. Además la atención reservada a las escenas de combate resulta casi inesperada : en el cómic los combates son focales pero, esencialmente, caricaturales, aquí a la exageración (visiva y activa) de las escenas de acción se incorpora una atención particular por las coreografías inusuales (algunos de los enfrentamientos son, de hecho, pequeños gozos para los ojos, por que son adrenalínicos, claros, “familiares” y en parte, inspirados o derivados) pero sin embargo, siempre originales y armónicos. Y a esta armonía contribuye también la excelente utilización della espléndida banda sonora, parte fundamental para algunas de las escenas y base de algunos retos "musicales", Un soundtrack realizado con gusto: a lado de las composiciones originales de Nigel Godrich (su primer trabajo solista después de las diferentes colaboraciones con Radiohead y otros grandes) se encuentran temas originales de todos los grupos que aparecen en la pelicula : Sex Bom-Omb, Crash and The Boys, Broken Social Scene, Metric... además de sucesos viejos y nuevos de Rolling Stones, T- Rex , Black Lips, Frank Black, Bluetones y muchos más. Dirección indispensable, protagonistas extravagantes, diálogos afilados y peinados inverosímiles, todo esto (y mucho más) es "Scott Pilgrim vs. The World", una exploxión de colores y citas videolúdicas que no pueden dejar absolutamente indiferente.

Valoración : 8 / 10


En dos palabras : Una cinta densa de acción, pero también de situaciones humorísticas incesantes: la prueba es el hecho que el primer combate llega después de media hora del inicio, sin darnos cuenta que ha pasado un cuarto de película. El humorismo es agudo, y al mismo tiempo burla y acaricia totos los nerds de aquella que podremos definir la “Scott-generation”: y lo hace con gusto, al interior de un film realizado con medios relativamente simples pero de rara efectividad. De todos modos, Edgar Wright demuestra que, a veces, también el ser "geek" puede ser considerado arte.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...