septiembre 14, 2011

Película del día...

Contagion -  Steven Soderbergh , 2011

Steven Soderbergh es uno de los directores americanos divididos entre Hollywood e Indiewood. Trabaja para las grandes casas de producciones, en particular la Warner Bros. (últimamente: "The Good German", "Ocean’s Thirteen", "The Informant"), y también para algunos proyectos independientes, a veces muy pequeños ("Bubble", "The Girlfriend Experience"), otras veces más consistentes, como las dos co-producciones sobre el "Che". Con "Contagion" el director vuelve a trabajar para Hollywood con una historia no precisamente originalísima como aquella de la pandemia que amenaza con acabar con la humanidad. Pero no os esperéis sin embargo el blockbuster hollywoodiano de costumbre, y si conocéis un poco el estilo de Soderbergh preparaos: porque de "producto hollywoodiano" se puede hablar sólo en parte.

La película se basa sobre uno de los miedos más actuales de nuestra sociedad: el del virus mortal que se propaga con gran velocidad. La intuición de Soderbergh es decididamente pérfida: basta con tocar a alguien para caer enfermo, sufrir por días y después morir. Hay algunos que tratan de encontrar una vacuna, analizando las situaciones y la naturaleza del virus, y otros que utilizan la contrainformación para avisar que existe un juego político detrás de la elección de no distribuir una vacuna que estaría ya lista: es el caso del blogger Alan (Jude Law), que a partir de un video en Youtube comienza una lucha "contra el sistema".

Las temáticas que se difunden en la trama de "Contagion" son muchas. Desde el miedo al contagio social a la guerra entre los medios de comunicación y la política, pasando por las dinámicas familiares (Beth/Gwyneth Paltrow se convierte en la paciente cero, después de un adulterio). Soderbergh lo controla todo con su estilo pulido y "personal", desde la magnífica fotografía de costumbre (¿Os recordáis de los colores de "Traffic"?), a la grandísima banda sonora de Cliff Martinez, y regala al espectador todo lo contrario de aquello que se pueda esperar de una película de acción o un thriller. Su último trabajo es una obra fría, analítica, rodada con la misma distancia con la que el director observaba Che Guevara en su homónima película. La narración es fluida, seca y poderosa. Soderbergh se detiene continuamente en los detalles, manijas de las puertas, cuencos de cacahuetes, vasos, manos, rostros. El virus es un protagonista/antagonista invisible pero capaz de remodelar el mundo, desbaratar vidas, crear y destruir vínculos. Las imágenes de una San Francisco vacía o de la abominable masa di asfalto y cemento de las periferias de Hong Kong son genuinamente perturbadoras, la fotografía del mismo Soderbergh transforma las imágenes en tratados de sobrepoblación que son suficientes para inducir una sensación de incomodidad y miedo por el vecino.

Visionanado "Contagion", regresan a mi mente algunos trabajos de Soderbergh en donde había dado una clara capacidad de interesarse demasiado en componentes fílmicas, dejando de lado el aspecto rítmico (ejemplo notable: "The Good German", formalmente perfecta pero lenta como la muerte). Es verdad, que gracias también a la escalada temporal sobre la cual está construido el guión, que divide por días la historia (atención: se comienza con el Día 2…), la película regala momentos llenos de ansiedad, a veces incluso de disgusto (basta mencionar una escena en el hospital puesta en la primera parte), y otras veces abunda en malicia. Pero no es suficiente para crear el clímax adecuado, sobre todo porque no todas las historias y no todos los pesonajes tienen lo que se merecen, como el personaje de Marion Cotillard, podía haber sido desarrollado mejor, principalmente por el cambio significativo que realiza su personaje en la historia. De hecho, no existe un protagonista único, y no existe un verdadero personaje que destaca en comparación con otros, quizás el de Matt Damon, padre de familia que tiene que lidiar con la muerte de la esposa y del hijastro.

Para terminar esta reseña, sólo me queda decir, que aunque si la confección resulta un poco televisiva, no quita que Soderbergh se distinga por como no ceda fácilmente al pesimismo y al acostumbrado final sarcástico típico de sus películas anteriores. "Contagion" es una película professional, rodada con una mirada desgarrada, en algunos momentos casi "experimental", pero que por una elección bastante clara del tratamiento del argumento, es difícil que consiga apassionar. Una lastima, vistas las premisas, y visto (sobre todo) un comienzo que, gracias al óptimo trabajo del montaje y de la música, nos arrastra inmediatamente en un mundo lleno de ansiedad y misterio…

Valoración : 6.5 / 10


En dos palabras : Más allá del óptimo juego de planos finales, los casi 105 minutos de visión (que no siempre parecen ser capaces de escapar de las garras de la pesadez) no hacen otra cosa más que confirmar los resultados de casi todos los títulos realizados por el sobrevalorado autor de "Traffic" cuando trabaja lejos de los cánones independientes a la "Bubble" (sin lugar a dudas su mejor trabajo hasta el día de hoy). "Contagion" es una operación estéticamente cuidada y sostenida por un cast "all star", pero... visionable y nada más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...