septiembre 20, 2011

Película del día...

Carnage - Roman Polanski , 2011

Dos parejas de padres se reunen después que sus respectivos hijos quedan involucrados en una pelea en un parque, con dientes rotos incluidos. Los chicos son chicos, se sabe… pero los adultos terminan por comportarse peor. La reunión va desastrosamente mal, cada pareja critica las capacidades paternales de la otra , llegando incluso a recriminar los aspectos relacionados con su propio matrimonio… 1962. Roman Polanski, después de una serie de cortos, debuta en el largometraje con "Knife in the Water": protagonistas una pareja y un extraño, un barco en medio de un lago, y todas las tensiones y las pulsaciones que pueden surgir en una situación similar. Desde su primera obra maestra el director franco-polaco parece tener bastante claro cuales serán los temas que se desarrollarán en cuarenta años de carrera, de diferentes maneras y géneros.

La poética del director es reconocible a primera vista por parte de algunos elementos. Primero que todo la presencia, a menudo, de la colocación del lugar: un apartamento ("Repulsion", "Rosemary’s Baby", "Le Locataire"), un barco (el de "Knife in the Water", pero también el crucero de "Bitter Moon"), una mansión (What?, "The Death and the Maiden", "The Ghost Writer"), un castillo ("Cul-de-Sac", "The Fearless Vampire Killers"). Y segundo por aquellas situaciones en donde uno se encuentra atrapado entre cuatro paredes, con la imposibilidad de escapar (o simplemente se atrinchera en casa por miedo al exterior...), no hacen más que resaltar otro elemento fundamental de la poética del maestro: el masacrante juego de la estupidez humana.

Es por esto que la premiadísima pièce teatral de Yasmina Reza, "Le Dieu Du Carnage", parecía escrita especialamente para él: un apartamento, dos parejas desconocidas y burgueses, un juego masacrante cada vez más despiadado. La película se abre con un plano general: dentro del cual se ve un parque, y a lo lejos niños que juegan, discuten, se pegan. Uno coge un bastón y golpea al otro en la cara. Todo esto a travéz de un plano fijo inicial, con los títulos iniciales y el acompañamiento de la maravillosa música del grande Alexandre Desplat. Basta una secuencia de este género, indudablemente eficaz, para hacernos entrar en la atmósfera de la película, para encontrar todo aquello que amamos de Polanski. La película no defrauda las expectativas, aunque si habrán personas que objetarán la adaptación de la obra de la dramaturga francesa. Sin embargo estoy profundamente convencido que "Carnage" sea extremamente cinematográfica, a comenzar por sus diálogos mordientes, perfectos, enriquecidos por una crueldad poco frecuente, que deja brotar todo el sadismo y la vulgaridad del ser humano. Polanski se divierte observando su espléndida transposición cinematográfica, probando al mismo tiempo un poco de disgusto por estos cuatro "pequeños burgueses", por estos cuatro personajes (in)verosímilmente reales.

Los personajes de "Carnage" tienen el valor (o quizá la inconsciencia) de aventurarse en terrenos misteriosos e inexplorados. Es como si nos dijieran que tener miedo de nuestros propios monstruos, negar la existencia o esconderlos detrás de una máscara no los hace menos reales, ni equivale mucho menos a hacerlos desaparecer. Es mejor, por lo tanto, hacerlos salir con todo su poder destructivo y perderse en el caos de un acto liberador. Jodie Foster es Penelope, madre de la "víctima" ("La víctima y el agresor no son la misma cosa!", gritará contra Kate Winslet), apasionada de arte, culta, interesada en las causas de la pobreza en Africa. Su marido es Michael, interpretado por John C. Reilly, "ingenuo" y bonachón. La otra pareja: Nancy, interpretada por Kate Winslet, elegantísima, pacata y refinada, y su marido Christoph Waltz en el papel de Alan, frío y adinerado hombre de negocios, que pasa más tiempo pegado al móvil que en el "mundo real". Todo esto podría parecer una bella imagen, utilizo el condicional, porque todo esto, obviamente, se pondrá de cabeza y serán los cuatro personajes a desenmascararse entre ellos inevitablemente.

No os penséis que "Carnage" sea simplemente un enfrentamiento entre dos parejas: la película de Polanski va mucho más allá. Una pequeña frase puede causar un gran alboroto, y cada uno busca, a medida de que el juego avanza, y uno se vea afectado completamente, al menos un aliado entre los otros tres adversarios. "Este es el peor día de mi vida", dicen en algún momento los cuatro personajes, que hacen salir lo peor de sí mismo y demuestran como la burguesía occidental puede ser monstruosa. Hipócritas, vulgares, homofóbicos, racistas: y con una botella de scotch que hace de "cohesión" en el último round. Todo lo pútrido se encuntra allí, visible, maloliente como el vómito… La fuerza de la puesta en escena te golpea como un puño seco. Todo esta realizado con un dinamismo impresionante y una precisión maniacal: Polanski descompone el espacio, pasando de planos ordenados y canónicos a ángulos impredecibles, fragmentando algunas escenas para poder expresar visualmente el desmoronarse no tan sólo de las relaciones entre las dos parejas de extraños, sino también entre los dos matrimonios. Jodie Foster, Kate Winslet, John C. Reilly y Christoph Waltz estan simplemente perfectos, especialmente este último, cuya mirada sarcástica y cuya frialdad irónica se compenetran perfectamente con el mundo puesto en escena por Polanski.

"Carnage" es una comedia negra, aguda y estratificada. Una representación inquietante sobre la hipocresía del politically correct que levanta el velo de la falsedad que domina el "teatrillo" de las convenciones de la vida burguesa y revela la violencia primitiva presente en todo ser humano. La racionalidad da paso al control absoluto de las emociones. Roman Polanski nos lo explica maravillosamente en 79 minutos hilarantes y absorventes, donde el ánimo humano se pone al descubierto de todas las normas sociales. Imprescindible.

Valoración : 8/10



En dos palabras : Un dinámico Roman Polanski lleva en escena el teatro dentro el cine, realizando un trabajo memorable, gracias también a un poker de actores excepcionales. "Carnage" es una fantástica comedia con ritmos constantes y rápidos, capaz de hacer reír y reflexionar proponiendo una situación absurda, pero bastante real y sobre todo inquietante porque no sólo pone al desnudo los personajes de la película sino tambien al espectador. Ampliamente recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...