enero 09, 2011

Película del día...

Hereafter - Clint Eastwood , 2010

Clint Eastwood vuelve al cine con una nueva película dramática y sobrenatural. “Hereafter” es una historia de sobrevivientes, no una película sobre el más allá. En realidad, el director centra toda la película sobre los miedos y la fragilidad humana, mientras que el más allá sirve de pretexto para describir mejor la difícil realidad del cotidiano. La trama podría parecer deslizante y llena de insidias: hubiera sido fácil caer en lo banal o en lo ridículo. En cambio, Clint Eastwood construye una historia sencilla (gracias al óptimo guión de Peter Morgan), lineal que, fotograma tras fotograma, se hace explicar y reflexiona sobre el verdadero sentido de la vida, sobre la profunda soledad de la humanidad, sobre los más íntimos secretos y los más pequeños miedos del hombre. La visión del más allá de Eastwood no tiene nada de religioso, no existe ningún paraíso o inferno en donde aspirar. El verdadero sufrimiento pertenece a quién sobrevive a la pérdida de una persona querida, a quién ha tenido la oportunidad de tocar la muerte con las manos.

La película reconoce que la vida es un experimento con un plazo definido y se estructura por consiguiente a través de perspectivas frontales: de los dos lados de la frontera que separa la presencia de la ausencia. Es esta línea de demarcación que hace de suporte al montaje alternado por las vidas de una mujer, por un hombre y por un niño en el interior de una geometría de deslumbrante claridad y espacios urbanos pensados para gravar sobre sus destinos como en una novela social de Dickens. Destinos golpeados duramente y descarrilados ineluctablemente por la naturaleza (el tsunami en Indonesia), por las tensiones sociales (los ataques terroristas a la metro londinenses), por la fatalidad (el accidente estradal), destinos que se encuentran por un momento (o por toda la vida) en un mutuo intercambio de salvación. Porqué desde un buen tiempo los personajes de Eastwood han abandonado el aislacionismo típico del héroe americano a favor de una dialéctica que pone en campo más interlocutores y pretende absolutamente el contraste.

"Hereafter" es sin duda alguna uno de los trabajos más arriesgados y  audaces que el célebre actor-director americano ha afrontado en su espectacular carrera. Las preguntas que la película pone son decididamente difíciles y fuera de lo común: ¿Qué hay después de la muerte?, ¿Cómo se puede seguir viviendo sintiendo la falta de alguna persona amada? O incluso, ¿Qué sentiríamos si hubiéramos encontrado la muerte  y hubiéramos conseguido regresar para poder contarlo?.... "Hereafter" no hace excepción y prepara en encuentro, el contraplano del plano: la mirada de Cécile De France que ha visto, aquella de Matt Damon que consiguer ver, aquella del pequeño Frankie McLaren que desea simplemente ver... Multiplicandose en tres el autor pone al espectador al centro de algo de indefinible, pero sin embargo, familiar como el dolor del existir, y produce puntos de vista poderosamente fuera de pista sobre el tema de la muerte y regala a Matt Damon la ocasión de realizar quizá la mejor interpretación de su carrera. Deshaciendose de la figura de la neutralidad, el agente Bourne conquista las emociones y la cognición del dolor, dando vida a un sensitivo que tiene visiones de muertos (y de muerte) con tan sólo el contacto de las manos, una tristeza profunda llena de piedad  y el deseo de dejar de ver el pasado de los que permanecen y de imaginar el futuro (y el sabor) de un beso. De mencionar la impecable interpretación de la fascinante Cécile De France como la del debutante Frankie McLaren.

Clint Eastwood confirma la vocación por los matices, arriesga la exploración de la muerte con la gracia del poeta, interroga y se interroga sobre cuestiones filosóficas y espirituales y contrapone a la debilidad del presente y en el interior de un epílogo conmovedor la energía de un sentimento cosechado en el futuro. El director concluye su nueva obra en un ápice de poesía con una bellísima imagen final con una  melodía preciosa, tan melancólica como pacífica. Una de las películas más íntimas de Eastwood bastan pocas notas del tema principal de la banda sonora, compuesta una vez más por él, para introducir al espectador en el clima de la película. Con gentileza y delicadeza evita las trampas y la retórica, dejandonos como de costumbre con el nudo en la garganta (inevitable no mencionar la escena del diálogo entre George-Damon y Marcus-McLaren), y concluye la película cuando menos te lo esperas: pero basta observar sólo un poco los créditos finales para entender que todo posee un magnífico e impagable significado. Una nueva standing ovation para el maestro Clint Eastwood.

Valoración : 9.5/10


En dos palabras : "Hereafter" es profunda, melancólica, conmovedora y al mismo tiempo lleva consigo misma una oleada increíble de esperanza, amor y conmoción. Nos obliga a reflexionar, nos deja sonreír y nos hace llorar, mostrandonos como son ilimitadas la clase y la poesía de su director. Una película intimista con un claroscuro dejado por una huella sobrenatural, pero fuertemente "Eastwoodiana", en el sentido más bello y agradable del termine. Una pequeña-grande joya cinematográfica realizada por un director de otros tiempos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...