enero 25, 2011

Película del día...

Another Year - Mike Leigh , 2010 

Con la llegada de Mike Leigh finalmente se respira vida real y con él todo aquello que es común se convierte en algo excepcional. Para esta película el grande director británico parece haberse propuesto la cosa más difícil del mundo, pero contemporáneamente parece haberla realizado con una tranquilidad y una sencillez (aparente) dignas de una obra juvenil. El objetivo es sencillamente de relatar “un año más”... Un año más en la vida de uno de los personajes protagonistas (ni siquiera un verdadero protagonista), un año más pasado e irresuelto, un año más al final del cual nada ha cambiado aparentemente y la existencia sigue siendo vacía e insípida. Para poder contar de este año Mike Leigh rellena la película con personajes espléndidos, de los cuales el personaje crucial quizá no es el más expuesto en la historia, y nos tomará un poco entender quién entre las personas involucradas es precisamente aquella a la cual "ese año" hace referencia  y de hecho al final se tiene la impresión de que toda la película no es más que un largo prólogo de la inolvidable escena final, magnífica, muda e intensa, pero solamente porqué llega después de todo lo que ha sucedido.

Imposible no hablar de la grande muestra de personajes que dan vida a "Another Year" y que iluminan la pantalla ya sea a través de un guión sólido, que los hace reales y tridimensionales, con diálogos simplemente brillantes escritos por el autor británico, o gracias a las impecables interpretaciones de todo el cast : Jim Broadbent es Tom y junto a él se encuentra Ruth Sheen en el personaje de Gerri, los dos funcionan en manera particular como pareja, creando aquella complicidad típica de aquellas personas que comparten tantos años de vida; pero a brillar sobre los demás son los sorprendentes Lesley Manville y Peter Wright, respectivamente en los papeles de Mary y Ken. En especial Lesley Manville es absolutamente magistral en el poner en escena los sentimientos contradictorios de su personaje, pasando de la alegría a la depresión rápidamente y con extrema desenvoltura. Sin lugar a dudas nos encontramos frente a una de las mejores interpretaciones del 2010.

Todos los intérpretes son ayudados, por los fantásticos textos de Leigh, pero también por su perfecta dirección, que con un estilo bastante teatral se posiciona en una esquina y  ofrece a sus actores la manera de dar vida a las escenas como si se encontraran sobre un escenario, poniendo en escena secuencias articuladas con poquísimos intervalos de montaje, que evidencian la perfecta alqumia que se crea entre los miembros del cast. No falta, como corresponde a este tipo de películas, una fuerte dimensión estética, es decir la capacidad de crear imágenes que consigan hacer sobresalir los sentimentos más de lo que puedan consegui hacer las palabras, Leigh utiliza precisamente aquellas imágenes como trampolín para que su obra quede impresa en la mente como un cuadro: la partida de golf que es la idea misma de la amistad viril con sus sombras proyectadas sobre el green o el almuerzo veraniego en el que nos parece sentir el perfume de las flores embriagar las hormonas. Personalmente nunca había visto a nadie conseguir en pantalla algo tan complejo y estratificado como las insatisfacciones personales que se repiten año tras año.

Mike Leigh es un gran explorador de la relaciones humanas y en esta película nos recuerda que el tiempo corre inexorablemente,  sobre todo dentro de nosotros y obviamente no puede ser controlado, pero de ninguna manera debe ser abandonado a sí mismo. Somos nosotros, cada día, a colmarlo con nuestras expectativas, con nuestras tensiones, con nuestras ganas de vivir. Tenemos que mirar sólo a nuestro alrededor y encontraremos siempre alguien a quién dar y alguien de quién recibir. Solamente debemos renunciar a renunciar , el maestro Leigh enseña.

Valoración : 10/10


En dos palabras : La película es un manifiesto de las vidas de algunos personajes enlazados entre ellos, un año más de sus vidas,entre alegrías y tristezas, nacimiento y muerte, subdivisa narrativamente en el transcurrir de las cuatro estaciones, iniciando por la primavera hasta llegar al invierno siguiente, pero caracterizada realmente por la emociones de los acontecimientos que durante el año, directamente o indirectamente, llenan sus vidas. Mike Leigh realiza una nueva obra maestra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...