enero 17, 2011

Película del día...

Black Swan - Darren Aronofsky , 2010

La anterior película de Darren Aronofsky, "The Wrestler", era una historia perfectamente confeccionada para un inmenso Mickey Rourke, y por esta razón la película obtenía una riqueza enorme que de lo contrario no habría tenido. "Black Swan" es una película que parece ser realizada premeditadamente para Natalie Portman: desafío a encontrar una actriz que hubiera soportado de la misma manera un personaje de este género, con todos los matices adecuados y con un recorrido para nada fácil. La actriz israelíes el núcleo de "Black Swan", thriller psicológico sutilmente perverso en la primera parte, la película vive de una creciente que explota inevitablemente en la puesta en escena del baile final, el icónico "El Lago de los Cisnes" de Tchaikovskij.

En la construcción de "Black Swan", Aronofsky recorre dos caminos diferentes: El primero es el más natural que lo lleva a apretar el acelerador sobre el drama psicológico de molde natural, trabajando sobre la psique retorcida de su primera bailarina, la frágil Nina (Natalie Portman), sobre sus fobias y sobre las profundas inseguridades que la conducen a desgarrarse la piel, a vivir sometida por una madre afectuosa, pero frustrada (una inquietante Barbara Hershey), y  por la propia frigidez emocional. Una especie de "All about Eve" ambientada en el sugestivo mundo de la danza clásica. El camino más natural es, quizás, el menos arriesgado. Pero Aronofsky no es un autor dispuesto a hacerse tentar por el recorrido más fácil. Y  es precisamente por esto que "Black Swan" abandona rapidamente el sendero del realismo para aventurarse en el segundo camino, un camino mucho más impenetrable como aquél dell thriller/horror, universo iconográfico predilecto por el visionario director. El riesgo tangible es el de perder de vista el tacto, de exceder en efectos especiales truculentos y en escenas perturbadoras. Tengo que admititir que en almenos un par de ocasiones, sobretodo en la segunda parte de la película, Aronofsky roza el límite del aceptable, pero sabiamente se demuestra hábil en el realizar un "pequeño" paso atrás en aquella apreciable filmografía que nos ha hecho conocer.

Es inútil decir que gran parte del mérito corresponde a la extraordinaria y majestuosa interpretación de Natalie Portman, capaz de reequilibrar cada exceso del guión, en donde cualquier otra actriz se habría rendido bajo el peso del gore y del sobrenatural, por no hablar del regreso obsesivo de la doble personalidad, tema ampliamente abusado en el cine de género, y aquí transformado en un verdadero y real leitmotiv. Como en el caso de "The Wrestler", en Black Swan la cámara, rápida y nerviosa, no se despega mi siquiera un momento de su protagonista fotografando sin piedad cada pequeño hundimiento, cada debilidad, cada emoción y Natalie Portman se demuestra capaz de sostener el ojo voyeurista atacando golpe a golpe, respondiendo al acosamiento extremo con una performance increíble que hace ligera y creíble hasta una compleja escena de autoerotismo. Sin lugar a dudas se trata de la mejor interpretación de su carrera y quizá la más fascinanate del año, una standing ovation para ella!!!

Desafortunadamente el resto del cast no es explotado así de bien, probablemente a raíz de un guión desproporcionado en direccíon de su protagonista. Poco más de un cameo la presencia de la rediviva Winona Ryder, aquí en el papel de la étoile mandada precozmente a casa para dar paso a la joven sustituta, agradable, pero didascálico el coreógrafo mujeriego interpretado por Vincent Cassel. En cuanto al papel encomendado a la intrigante Mila Kunis, su personaje ofrece óptimas ideas interpretativas, incluyendo una larga (y memorable) escena di sexo lésbico junto a Natalie Portman, pero la mirada salvaje de la actriz desvela inmediatamente la naturaleza controvertida del personaje sacrificando un poco aquella ambigüedad necesaria del papel. De mencionar absolutamente el trabajo de Clint Mansell, el Maestro no decepciona de ninguna manera, consiguiendo utilizar estupendamente y en  clave moderna las melodías de "El Lago de Los Cisnes", ayudado por el óptimo trabajo sonoro y por la excelente fotografía mérito de Matthew Libatique.
En conclusión "Black Swan" resulta una película imperfecta (que película hoy en día no lo es), menos visceral a diferencia de aquella obra maestra precedente del director estadounidense y sostenida (reforzada) por unas cuantas pinceladas de terror que inevitablemente hará disentir a más de una persona, pero la gracia y la fuerza irradiada durante la visión de la película no pueden impedir de considerar Darren Aronosfky uno de los directores más fascinantes y talentosos actualmente en circulación y esta obra no es más uqe una "pequeña" prueba.

Valoración : 8/10


En dos palabras : El respiro siniestro de la obsesión y el dualismo de la obra de Tchaikovsky encienden una danza macabra entre realidad y ficción, entre arte y vida, entre bellezza y bestialidad, entre Eros Y Tánatos en un ambicioso drama que llega a atravesar la frontera del horror, conduciendonos hasta un final trágicamente obvio, pero inolvidable. Aronosfky/Portman consiguen raptar al espectador, seduciéndolo y golpeándolo sin piedad, pero siempre con gracia. Son tantos los momentos duros, tensos e impresionantes de la película: y cada vez es un “placer” ser torturados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...