enero 22, 2011

Película del día...

Carlos Le Film - Olivier Assayas , 2010

Un coloso de tres horas para la historia de Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos, la rock star del terrorismo. De esta manera nos lo presenta Olivier Assayas. Un viaje interminable pero fascinante (acompañado por la bella música rock del soundtrack) en los meandros del terrorismo internacional : grupos revolucionarios y servicios secretos a la obra en cada parte del mundo. Una rock star, Carlos, siempre al servicio de su ideal: la causa palestina y la lucha contra el  sionismo y el imperialismo.

"Carlos"  es la reconstrucción historizada de una de las figuras más inquietantes del terrorismo de los años '70 y '80, una figura con contornos tan oscuros que aún no se sabe cuales han sido efectivamente las acciones criminales realizadas.O si se saben se conocen pocas, pero sin embargo, suficientes para que se encuentre cumpliendo cadena perpetua en una prisión francesa. En efecto una inscripción al inicio de la película nos dice que aquello que veremos es precisamente una reconstrucción periodística que trata de ser lo más fiel posible utilizando las pocas certezas que se conocen de la turbulenta vida del terrorista.

Aquello que impresiona inmediatamente es la babel de lenguajes que caraterizan la película y las diferentes y numerosas locations en donde ha sido rodada  la impresionante historia de Assayas. Para los standards europeos es un producto con un alto budget, perfeccionado en los más mínimos particulares y en donde el director francés nos regala su toque personal, su fascinante y sinuosa manera en el mover la cámara (basta observar el largo plano sequencia de la fiesta con la cámara que se mueve elegantemente alrededor de Carlos y de su pareja), el transmutarse de escenas de acción que no tienen nada que envidiar a aquellas hollywoodianas, son simplemente ejemplares por cuanto son secas y esenciales, con escenas más íntimas en donde vemos lo que se agita detrás de la fachada del terrorista perfecto y temerario, hábil con las armas pero también hábil en el desplazarse sobre el vertiente diplomático como el más consumido de los políticos. A juzgar por esta película su vida privada no debe haber sido de ninguna manera simple. La reconstrucción de los años 70 es genuina, se reedifica sobre todo en un ambiente pesante, sulfúreo en donde existe una gran alteración de diplomacias que escogen caminos transversales para llegar a su propósito y a sus continuos cambios de prospectiva.

Desde el punto de vista histórico nos encontramos en el pasado, pero aquellos años parecen tan distantes: no existen luchas religiosas entre árabes y el resto del mundo, se razona por bloques políticos, existe un constante pisoteo de la leyes para propósitos secundarios. Hasta llegar al punto de proteger un terrorista como Carlos, haciendolo incluso vivir protegido dentro de una especie de prisión dorada en los diferentes países mediorientales. Pero el mundo se convierte demasiado pequeño para él y sus protecciones se desmoronan poco a poco a causa de los factores económicos y políticos. La figura de Carlos y de sus complices no es idealizada como podría parecer: los terroristas actúan con violencia por ideología y no son justificados en modo alguno, son descritos casi con neutralidad porque la confusión política que se agita alrededor de sus acciones, moralmente no es mucho mejor que ellos. Olivier Assayas dirige una película sumamente importante (de visionar absolutamente la larga, pero para nada aburrida versión televisiva de 330 minutos), de grande complejidad pero todo es completamente lineal, la multiplicación de los personajes y de los puntos de vista es decididamente necesaria para la estructura de la narración.

De grande valor la increíble performance de Édgar Ramírez en el difícil papel del terrorista: además de las acrobacias lingüisticas (hablas inglés, francés y alemán indiferentemente) es de tener en cuenta un cambiamento drástico en el cuerpo del actor que sigue incansablemente la metamorfosis del verdadero Carlos a costa de engordar considerablemente tratando de dar la idea de la inexorable "decadencia" de un guerrero, coincidente con la caída del muro de Berlín, que altera completamente la situación política del planeta. Carlos no es un héroe, ni un mito, es más bien un hombre con tantos defectos y "pocas" virtudes, una historia biográfica construida pero que apassiona desde el primer hasta el último minuto y que delinea con grande sequedad y sin tomar partido una especie de período histórico. Un compendio de historia contemporánea de la que no se debe prescindir, porqué saber y jamás olvidar es siempre útil. A todos.

Valoración : 9.5/10


En dos palabras : La película esta inspirada en la vida del venezolano Illich Ramìrez Sanchez, uno de los terroristas más famosos de los años ‘70 y ‘80, Olivier Assayas reproduce el nacimiento de esta "leyenda" del terrorismo internacional, a través de una reconstrucción histórica y escenográfica precisa realizando una obra dura y extremadamente significante y nos hace conocer (y apreciar) el inmenso talento de Édgar Ramírez. Inútil decir que se trata de uno de los mejores estrenos del 2010.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...