abril 17, 2011

Película del día...

The Ward - John Carpenter , 2011

Kristen es arrestada después de haber dado fuego a una casa y es llevada a un hospital psiquiátrico, donde vivirá con otras chicas en una sección aislada. Por las noches los pasillos se llenan de sonidos terroríficos, tal vez producidos por una de las chicas que consigue escapar de su celda . Pero la verdad se encuentra en otra dirección, y Kristen esta dispuesta a todo con tal de desvelar ese misterio que se hace cada ves más grande.

John Carpenter dirige una película clásica. A comenzar por el íncipit, el primero de una serie de asesinatos por mano de un misteriosa presencia que infesta un hospital psiquiátrico, es bastante obvio darse cuenta que nos encontramos frente a una película realizada por el autor de “Halloween”. Pocas cosas en vano, movimientos de cámara controlados pero bastante armoniosos, montaje que evita el efecto de videoclip que parece dominar el cine de género hoy en día. La grandeza de Carpenter esta exactamente en la atención por los detalles, pequeñas pistas desparramadas en la película que, como las migas de Pulgarcito, guian al espectador sobre los caminos de la verdad, aunque si muchos de ellos pueden ser comprendidos y apreciados sólo después de haber descubierto el mistero que se oculta en la película.

Carpenter había prometido de realizar una película "old school", y la promesa ha sido mantenida. En cada pequeñísimo detalle, desde las escenografías, pasando por la fotografía y el maquillaje, “The Ward” parece una película de otros timepos, como si hubiera sido aspirada por un vórtice temporal y arrancada de los años ochenta para ser proyectada en una sala en el 2011. Un clasicismo que, en vez de aburrir o parecer nostálgico, captura y encanta hasta el final. a pesar de un twist que es fácil de anticipar después de 30 minutos de metraje. Pero las sorpresas aquí cuenta relativamente poco: a contar es una ejecución segura, experta, y una gestión del suspenso y del atmósfera que actualmente se dan por descontado, pero que no lo son de ninguna manera.

El cast está compuesto por jóvenes y bellas promesas del séptimo arte, entre las que destacan Danielle Panabaker, Lindsy Fonseca y obviamente la protagonista Amber Heard, que demuestra una grande capacidad de brillar en pantalla, el director se centra sobre sus rostros y sobre sus expresiones, casi cono si desearía entrar en los meandros de sus mentes. Pero a sobresalir es Jared Harris, óptimo en el papel del director del instituto. A pesar de la temática horror, ninguno de ellos actua de manera excesiva, mérito también de la dirección de Carpenter, que no le gusta nunca exagerar. Estrategia ganadora, porque en manos de cualquier otra persona esta película habría sido sólo un producto anónimo de género, en manos de él, por el contrario, se convierte en un trabajo sólido y decididamente agradable.

"The Ward" es una película que marca el regreso de uno de los más, originales, anarquistas, simpáticos y genialoides maestros del cine de génere, que después de la brillante "Ghosts of Mars" del 2001 no había realizado nada más, a excepción de dos  interesantes episodios para la serie "Masters of Horror". Por esto, y por el hecho de que estoy hablando de John Carpenter, no es fácil escribir una crítica, porque aunque habrán espectadores que irán a ver la película sólo pera disfrutar de dos horas de una historia llena de tintas oscuras, habrán muchos más que pagarán la entrada para poderse abandonar finalmente entre los brazos sólidos y precisos del autor que tanto han amado y por el cual han sentido enormemente su ausencia. Visionar una película con ese sentimental estado de ánimo condiciona todo, obviamente. Pero es así y no se puede prescindir o, mejor, es un delito prescindir. Es como perderse una parte de la fiesta.

"The Ward" a su manera es la película que faltaba (una maravillosa pieza)en la espléndida filmografía del maestro, el regreso a (más allá de) los orígenes, que expresa las ganas de volver al cine de terror con un acercamiento “modesto” (la película es realmente low-budget, pero la confección es bastante digna) y las ganas de homenajear el género en cuestión.

Valoración : 8/10


En dos palabras : La película funciona principalmente gracias a la dirección de una leyenda de género de nombre John Carpenter. Es el ejemplo de como un material abusado (ghost-stories) puede transformarse en algo verdaderamente bueno, gracias a la ayuda de un sistema inteligente de tiempos e imágenes. "The Ward" es una lección de la creación de suspenso, con momentos elevadísimos de tensión y un gran ritmo. Recomendable para los apasionados de Carpenter y para todos los espectadores en la búsqueda de una película de terror del clasicismo exquisito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...