septiembre 14, 2010

Película del día...

My Son, My Son, What Have Ye Done - Werner Herzog , 2009

5 motivos para ver esta película :

-...Por la intuición sorprendente de Herzog: contar una historia banal inspirandose en un delito realmente sucedido, sin atornillarse en vertiginosos puntos de giro o permanecer victima de la fascinación del horror exhibido, consiguiendo sin embargo modelar un sentimiento de profunda ansiedad que va creciendo en esta intensa e hipnótica meditación sobre un hombre y sus actos. En la selva de tinieblas de My Son, My Son, What Have Ye Done , Herzog empieza desde el punto de vista del investigador, se circunda de "otros" para reconstruir las etapas que han conducido al crimen, y para poder llenar los huecos negros se ve obligado a convertirse en una sola figura con el protagonista del delito, introduciendonos en un viaje terrible dentro de la mente de un homicida.

-...Por que una vez más Herzog hace dialogar al ser humano con la naturaleza. No pudiendo por su índole permanecer en el espacio limitado de aquella calle de asfalto y plástica diseminada con chalets que hacen de teatro al delito, en los continuos flashback que animan la película se penetra en aquella naturaleza que en todas sus obras, entre ficción y documentales, rellena prepotentemente la pantalla. El hombre se encuentra así, pequeño y desorientado, en la majestuosidad del mundo: los rápidos, la llanura nevada, las montañas. En confrontación con sus peligros y su poesía, el ser humano es llamado a reflexionar sobre sí mismo y sobre aquello que es mucho más grande que el.

-...Por que la escena del delito se convierte en teatro de vida mientras la vida misma es una masa desordenada de instantes, imágenes cristalizadas por una existencia ilusoria, que la cámara se detiene a contemplar en tres momentos claves: la madre(espléndidamente interpretada por la lynchiana Grace Zabriskie) que obliga al hijo a comer una flácida gelatina, Brad (Michael Shannon) junto al tío y a un enano inmóviles en el bosque, y un balón de basket abandonado en el centro de un árbol despojado, pendiente de una nueva juventud capaz (a lo mejor) de poner en práctica el propio talento.

-...Por ese grande actor de nombre Michael Shanon que gracias a uno mirada que busca perturbadoramente el vacío, consigue expresar una inquietud existencial latente, alimentada por la obsesión de una circunlocución, regalandonos una interpretación desorientada y alienante al mismo tiempo. Simplemente fabuloso.

-... Por la producción de David Lynch que ayuda a mantener la película abierta a las oscilaciónes visionarias que en esta ocasión son aquellas de Herzog, un director que no consigue limitarse en el modo de hacer cine a un nivel terrenal, él debe conseguir ir siempre más allá. El centro, el corazón, lo desconocido, aquí es donde desea llegar Herzog. Y por consiguiente ampliar los horizontes y mantenerlos abiertos para dejarlo pasar. Herzog realiza una película para nada simple, una obra densa que cristaliza los momentos, encierra a los personajes en degarradores retratos cargados de pathos y revela la tragedia del cotidiano en el desarrollo de la pérdida de contacto con la realidad del protagonista. Y por esto motivo non puede ser encasillado en algún género: es simplemente aquello que conocemos como arte.

Valoración : 7.5/10


En dos palabras : Cine destinado a pocos, ya sea por modos e intentos, película que dividirá sobre todo a los fan de Werner Herzog .... Fundamentalemte se trata de un cine del estilo fino , elegante y deseado, imperdible por el extraordinario encuentro de mentes que lo ha generado. Un tren capaz de atravesar los meandros del subconsciente. Recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...