mayo 12, 2011

Las 50 Mejores Películas de los 90's III.

30. Podzemlje (Underground) de Emir Kusturica (1995)


La obra maestra de Kusturika, el equilibrio perfecto entre grotesco y alegoría. Genial y sorprendente, amarga y vitalísima, el canto fúnebre de un mundo y de una nación, presentado como una fiesta llena de fuegos artificiales. "Underground" es una película grandiosa, surrealista, felliniana y dramática, posee una potencia casi excesiva, como la crecida de un río que involucra al espectador y lo sumerge totalmente en la atmósfera de la tradición eslava. Esta obra, mejor que cualquier otra representa el sorprendente cine balcánico de las últimas décadas. (tráiler)





29. Heavenly Creatures de Peter Jackson (1994)


Basada en una historia real ocurrida en Nueva ZelandIa en los años '50, la película de Peter Jackson es como si fuera un himno perverso y maravilloso a la fantasía y al fantástico en generale. Una especie de imposible "fantasy-exploitation", "Heavenly Creatures" pone en juego una mezcla de perversión, inocencia, sensualidad y morbosidad absolutamente original. Con uno estilo visivo personalísimo, un significado del espectáculo preciso y fuerte, es la capacidad de ir más allá de los límites del "buen gusto" de la puesta en escena, el director se empeña en decirnos que "no todos los ángeles son inocentes". (tráiler)




28. Breaking The Waves de Lars von Trier (1996)


Siete capítulos, más un prólogo y un epílogo, cada uno introducido por imágenes naïf y música de los años '70, marcan la existencia de Bess (una inolvidable Emily Watson) en su viaje desde el infierno hacia la redención, pasando por el sacrificio extremo. "Breaking The Waves" es un melodramma truffautiano, catoliquísimo, ebrio di espíritu de salvación, una obra de una sensibilidad desbordante que te deja desplazado; ningún efecto especial, ningún dolly, tan sólo la utilización de la cámara al hombro que se pega a la protagonista con aquellos inolvidables primeros planos cerradísimos que llegan directamente al corazón de los espectadores. (tráiler)



27. Magnolia de Paul Thomas Anderson (1999)


Lo que sorprende en la maravillosa película de Anderson es la fluidez de los acontecimientos, que, aunque si son complejos en su construcción se desplazan dentro de la pantalla con extrema naturalidad, sosteniendo las casi tres horas de duración sin llegar nunca a aburrir. Anderson centra su atención en un evento particular como si fuera una sensación de desastre final en las vidas de los personajes, eventos que parecen aparentemente decretados por la casualidad pero que cada personaje no podrá no vivir como "condena" o "expiación" de un error precedentemente cometido. Obra inolvidable como la lluvia de ranas... (tráiler)




26. The Truman Show de Peter Weir (1998)


Peter Weir lanza su acusación despiada y mordaz a la creciente invasión de los medios de comunicación en nuestras vidas y a la progresiva barbarización de la conciencia crítica de los espectadores, desprovistos de alguna moral u opinión, reducidos a simples embudos dentro de los cuales hacer fluir las imágenes. En un escenario desolador Truman (un grandioso Jim Carrey) es el símbolo de la redención del hombre que se niega a hacerse enjaular en esquemas establecidos que pisotean la dignidad. ¿Comedia o drama?, ¿Sátira o ciencia ficción? la película es en realidad una amarga, pero exacta anàlisis del espíritu humano en sus diversas manifestaciones. (tráiler)



25. The Sweet Hereafter de Atom Egoyan (1997)


"The Sweet Hereafter" es una película cruel en su dulzura, en la calma con la cual las más turbias intrigas son desveladas. Obra martirizante, dolorosa, melancólica y sin embargo delicada, Atom Egoyan realiza un trabajo maravilloso, hecho de enlaces sonoros y visivos que no permiten de interrumpir el hilo triste de melancolía que se desenreda a través de la duración de toda la historia, el presente se entrelaza inextricablemente con el pasado, aclarando ante los ojos de lso espectadores el porqué de tanto sufrimiento. Una manifestación sentimental que no deja absolutamente indiferente. (tráiler)




24. Reservoir Dogs - Quentin Tarantino (1992)


Quentin Tarantino ensucia y contamina aquello que hubiera podido ser tan sólo un thriller de serie b y cofecciona sorprendetemente una brillante fusión entre comedia demencial, gangster movie, película policíaca y "horror movie", sin el más mínimo temor de mostrarnos litros de sangre o de ofrecernos una espeluznante (pero memorable) escena de tortura. Tarantino es capaz de mezclar, con grande desenvoltura, géneros aparentemente heterogéneos entre ellos. ¿El resultado?... Película inolvidable con una dirección extraordianria y un guión originalísimo, frenético y arrollador. Sin lugar a dudas su obra maestra. (tráiler)




23. Il Ladro Di Bambini (The Stolen Children) de Gianni Amelio (1992)


"Il Ladro Di Bambini" es una película que se reanuda a la tradición del neorrealismo (Ladri Di Biclette), centrando su atención no tanto en los eventos narrados ni tampoco en una explícita denuncia social o política, sino más bien en el espesor interior de los tres protagonistas. Una película que describe la miseria ambiental y moral de un país como Italia con extrema dureza y desencantado realismo, sin ningún intento de endulzar la realidad y sin ninguna concesión a la retórica, pero al mismo tiempo con la capacidad de no acontentarse de las mostruosidades y de mantener una mirada delicada y púdica sobre la infancia. Obra indispendable. (tráiler)




22. Trois Couleurs: Rouge (Three Colors: Red) de Krzysztof Kieślowski (1994)


En la última pieza de los “Tres colores”, Krzysztof Kieślowski nos ofrece una compleja parábola sobre el intercalamiento entre casualidad y necesidad, que parecen destinados a mezclarse y a confundirse inextricablemente; pero “Trois Couleurs: Rouge” es también una profunda reflexión moral sobre los valores de nuestra civilización, iluminada por la nota de esperanza contenida en el epílogo. Una obra rica en simbolismos y en referencias internas (entre pasado y presente), acentuadas por los tonos rojos de la fotografía y por la bellísima banda sonora, y sobre todo por las interpretaciones memorables de Irène Jacob y de Jean-Louis Trintignant. (tráiler)




21. Naked Lunch de David Cronenberg (1991)


El encuentro entre David Cronenberg y William Burroughs da lugar a la que puede ser considerada la película más experimental de toda la filmografía del director canadiense. El libro es un texto prácticamente improyectable, la pseudo-biografía sobre la mentalidad desviada de un escritor uxoricida e "inconscientemente tóxico, Cronenberg captura la esencia en este viaje impresionante, oscuro y claustrofóbico por pesadillas y alucinaciones. Onírico, surrealista y visionario hasta el exceso, escrito y dirigido a la pefección. "Naked Lunch" un reto que pocos se habrían atrevido a aceptar y que Cronenberg supera con gran éxito. (tráiler)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...