julio 26, 2011

Película del día...

Captain America: The First Avenger - Joe Johnston , 2011

Por exclusión, por moda, por norma: los largometrajes basados en los cómics, en particular del género de superhéroes, se han impuesto rápidamente en el mercado y parece que están aquí para quedarse definitivamente. El 2011 está siendo un año prolífico en este sentido: después de "X-Men: First Class" y "Thor", hemos visto arribar en nuestras pantallas, en las últimas horas, los trailers de "The Amazing Spider-Man" y "The Dark Knight Rises". Especialmente, dirijo mi mirada hacia "Captain America: The First Avenger", última pieza en la construcción del mosaico "The Avengers" por parte de la Marvel Studios de Kevin Feige. Antes de esta película, de hecho, hemos tenido a "The Incredible Hulk", "Iron Man" (1 y 2) y "Thor", los tres personajes que junto a este primer vengador, formarán parte de la tan esperada reunificación de nuestros héroes favoritos (experimento nunca antes hecho y del cual verémos los frutos sólo el próximo año). Mientras tanto, podemos descubrir algo más sobre el leader, por lo menos moral, del equipo: Steve Rogers, es decir Captain America.

Steve Rogers (Chris Evans) es un joven patriota, ingenuo y con el alma cándida. Dotado de gran voluntad y altruismo, por desgracia, carece de fuerza física: a pesar de sus reiteradas solicitudes de reclutamiento, Rogers se encuentra siempre entre las manos un certificado que lo atestigua como "reformado". Él desearía ser como su amigo James Barnes, llamado Bucky (Sebastian Stan), un donjuán seguro de sí mismo que está a punto de partir hacia el frente europeo para dar asistencia a la causa de la libertad. Todo cambiará aquel "fatal día" en donde Rogers consentirá probar sobre sí mismo un suero experimental, potencialmente capaz de acrecentar enormemente las condiciones físicas de cualquier persona. Steve se convertirá de esta manera en Captain America, paladín de la libertad en eterno conflicto contra los enemigos de su país. La amenaza del Führer se hará cada vez más apremiante, y  con la misma aquella representada por su división de investigación y desarrollo de armas avanzadas, la Hydra, comandada por Johann Schmidt (Hugo Weaving), jerarca nazi que busca espasmódicamente el poder, lo suficiente como para estar dispuesto a transformarse en el insidioso e inhumano Red Skull, personificación de la codicia más oscura y malvagia que pueda existir. Su batalla será decisiva por el destino del conflicto mondial: ¿Quién saldrá victorioso?...

Es interesante notar cómo se ha conseguido llevar (óptimamente) en pantalla no sólo la estética y el credo del personaje, sino también todo su mundo, sin necesidad de tomarse libertades excesivas respecto al comic. Mezclando cuidadosamente elementos tomados tanto del cómic clásico como de la versión moderna "Ultimate", los guionistas se han tomado incluso el trabajo de inserir citas de verdaderos fanáticos del gènero, como aquella a The Human Torch original, o haciendo participar en la películas a los Howling Commandos (originalmente comandados por Nick Fury, en los cómics en tiempo de guerra). Las únicas habilidades que han tenido que desarrollar rápidamente, son aquellas relacionadas con el ejército de los "malos". ¿Cómo evitar de recordar, por enésima vez, el fantasma del nazismo sin caer en el cliché más común, así como potencial fuente de polémica? Simple, convirtiendo la Hydra y su leader en algo que trasciende el ideal Arriano, para llegar en cambio al mal oscuro y cegador de la codicia del poder que corresponde al exacto opuesto del altruismo representado por Rogers.

En todo esto los interpretes desarrollan un papel fundamental. Asistimos fundamentalmente a buenas pruebas por parte de todo el cast, incluso en los papeles que pueden ser consideradod demasiado icónicos, a comenzar por el brusco General Phillips -interpretato por el siempre grande Tommy Lee Jones- o el del ecléctico científico Howard Stark, que encuentra su tercer intérprete (después de los flashback presentes en los dos "Iron Man" de Jon Favreau) en un carismático Dominic Cooper. Pero, además de reflejar su naturaleza original de cómic, por cuanto aparentemente banales los personajes secundarios consiguen de todos modos hacerse valer, gracias a tácticas interesantes en algunas escenas. Ejemplo notable la Peggy Carter de Hayley Atwell, mucho más resolutiva y sensata de algunas de sus colegas más blasonadas, in primis la Jane Foster de Natalie Portman en "Thor". Pero lleguemos a los protagonistas. Sobre Hugo Weaving poner en duda su talento es casi un sacrilegio: estamos hablando, después de todo, de la misma persona que ha conseguido hacer expresiva una máscara fija, en "V for Vendetta". Su Red Skull es espantoso pero verosímil al mismo tiempo, símbolo de una humanidad perdida en la búsqueda de algo trascendental... y peligroso. Se le reconoce, siempre, no obstante, bajo la pesada prótesis de silicona.

De Chris Evans y de su idoneidad para el papel, en cambio, se ha hablado tanto. Human Torch en los dos "Fantastic Four" de Tim Story y protagonista de otras historias de origien o tono del mismo género como "The Losers", "Scott Pilgrim vs The World" y "Push", Evans parecía tener el talento, pero no el carisma necesario para personificar Captain America. Esto porque no sólo debe ser bello y robusto, sino, más bien debe representar un símbolo e, incluso, capitanear un equipo compuesto, entre otros, por los Tony Stark y Nick Fury de Robert Downey Jr. y Samuel L. Jackson. Puedo decir, tranquilamente, que Chris Evans consigue encarnar perfectamente, tanto el lado idealista, poético e ingenuo, cuanto el lado más heroico y combatiente del personaje. Su Steve Rogers es serio, reflexivo, actúa más con la voz y con los matices (y los ojos) que con las expresiones, Y por esto resulta extremamente convincente en el drástico proceso evolutivo de su personaje. Prueba superada!

Notable es también la realización técnica de la película. A pesar de que es menos densa de efectos especiales emocionantes y "explosivos" de sus competidoras ("Iron Man 2" in primis), la atención durante la confección no es de subestimar: aunque si estamos hablando de Johnston, un hombre nacido como técnico en efectos especiales antes de convertirse en director. En primer lugar, la reconstrucción histórica es respetable, gracias también a la óptima escenografía de Rich Heinrichs, al vestuario de Anna B. Sheppard y a la singular fotografía sucia y agresiva de Shelly Johnson (que probablemente hará conquistar a la película una nominación a los Oscar). Es también apreciable, la colocación de los efectos en CGI: la película está llena, pero no son para nada invasivos. Las escenas de acción parecen, en efecto, instantáneas tomadas de las ilustraciones y de las portadas originales. El mejor efecto especial, sin embargo, es probablemente aquel mediante el cual tenemos la posibilidad de ver Chris Evans y su álter ego en versión raquítica: a través de las maravillas de la computer graphic y la compenetración de cuatro distintas tomas de la misma escena (con o sin Evans), los especialistas en los efectos digitales han podido literalmente empequeñecer y enflaquecer al actor de una forma absolutamente increíble. Buena la banda sonora de Alan Silvestri, que contribuye a realizar una excelente superproducción de acción, que es exactamente lo que se esperaba de una película como "Captain America: The First Avenger".

La última, obligatoria observación, corresponde al 3D: come fácilmente imaginable, se trata de un "accesorio" que no aporta al film beneficios particulares, a pesar de presentarse generalmente bien hecho y aparte algunas secuencias iniciales, el resto de la película no saca provecho del formato... "Captain America: The First Avenger" ( junto a "X-Men: First Class") puede ser considerado el mejor cinecomic del 2011. Uno de las pocas películas de superhéroes que ha conseguido crearse una identidad diferente y característica.

Valoración : 7.5 / 10


En dos palabras : Joe Johnston, verdadero veterano del cine de aventura, se revela la mejor elección posible para llevar en pantalla un personaje icónico pero con un alto riesgo retórico como Captain America. La película corre rápidamente a pesar de su duración, sin picos de espectacularidad pero con una grande atención al guión -de ninguna manera víctima de particulares lagunas narrativas- y sobre todo al corazón de sus personajes. Un de los mejores cinecomic Marvel desde la salida de "Iron Man", incluso superior a este último bajo algunos (pocos) aspectos, entre todos el de la estructura de la historia. Sin lugar a dudas recomendable!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...