noviembre 10, 2011

Película del día...

The Adventures Of Tintin: The Secret Of The Unicorn - Steven Spielberg , 2011

No es difícil entender las motivaciones profundas que han llevado Steven Spielberg a apostar 85 millones dólares en una película que, aparentemente, podría parecer un salto en la oscuridad. Las aventuras, sobre el papel impreso, del joven reportero Tintin, iniciadas hace más de ochenta años, han sido una fuente de inspiración para las generaciones que han sufrido la Gran Depresión de 1929 y la tragedia de la Segunda Guerra Mundial. Las líneas claras del belga Hergé (seudónimo de Georges Remi, creado mediante la inversión de las iniciales de su nombre, RG precisamente) han experimentado una expansión global que ha hecho conocer el mechón rojo de Tintin desde los Andes Peruanos a la Meseta Tibetana, más de 200 millones de copias vendidas y traducidas en 70 países. Los ingredientes que condimentan las aventuras de Tintin en sus hazañas, que lo han llevado incluso a la luna, son aquellas clásicas de las novelas de aventuras de su época y que Spielberg ha homenajeado con la increíble modernización de la saga de Indiana Jones. Misterios relacionados con las antiguas tradiciones, trucos y trampas, enigmas para resolver, persecuciones en sidecar o biplanos, viajes aventurosos alrededor del mundo, son todos elementos que llevan la imaginación de Steven Spielberg a las vicisitudes de Mr. Jones. Spielberg regresa al cine de puro entretenimiento, capaz de dejar al espectador (de cualquier edad) con la boca abierta por el asombro y por la magia de la historia que es narrada a través de sus increíbles imágenes.

Tintin (Jamie Bell) es un reportero joven y curioso, que comparte su apartamento con su fiel amigo de cuatro patas, Milú. Fascinado por la maqueta de un barco, comprada por unos centavos en un mercado de París, se encontrará envuelto en una historia llena de secretos explosivos. El barco, de hecho, esconde un misterio de hace siglos que Tintin ciertamente no puede dejarse escapar. Lástima que en la pista del secreto del "Unicornio", este es el nombre de la embarcación, también se encuentra Ivan Ivanovich Sakharine (Daniel Craig), un villano diabólico convencido de que el joven reportero ha robado un tesoro de valor incalculable relacionado con la maldición de la familia Haddock y del temible pirata Red Rackham. La tempestividad y el ingenio decidirán el destino de esta aventura, que verá Tintin, acompañado por el incierto capitán Haddock (Andy Serkis), viajar al otro lado del mundo en una persecución impresionante para encontrar la clave para resolver el misterio del unicornio y salvar sus respectivas vidas.

Encontramos todo el genio de Spielberg en "The Adventures of Tintin: The Secret of the Unicorn", pero se percibe también la presencia de Peter Jackson (productor), gracias a los esfuerzos de la "Weta Digital", una empresa fundada en 1993 para dar vida a las figuras fantásticas de "Heavenly Creatures". El secreto del unicornio proviene de una combinación de tres revistas de historietas ("The Crab With The Golden Claws", "The Secret Of The Unicorn" y "Red Rackham's Treasure"), publicadas entre 1942 y 1944. El primer elemento que llama la atención del espectador es el uso impresionante de la técnica de la Motion Capture, tecnología diseñada por el discípulo spielberguiano Robert Zemeckis y evolucionada a gracias a los esfuerzos de la Weta para la trilogía tolkeniana y el éxito de taquilla "King Kong". Pero el resultado es un evidente paso adelante, respecto a lo que se había logrado con sus predecesoras.

A pesar de que Spielberg se divierta en el construir secuencias brillantes, donde el punto de vista cambia constantemente a través de planos secuencia imposibles de realizar en el cine "live action", sorprende la atención y precision obsesiva por los detalles y (en particular) por el uso de la luz y del enfoque de cada plano. Una de las decisiones más importantes, que habría podido influenciar decisivamente todo lo que hubiese venido después, ha sido aquella de mantener el ambiente y la estructura de la historia sin hacer alusiones temporales, en una especie de eterno universo noir, con sombras oscuras brotando en cada esquina. En este contexto extemporáneo pero realista, se adaptan perfectamente los rasgos limpios del estilo de Hergé, verdadero punto de referencia para reconstrucción poligonal CGI de objetosy personajes. Si bien el diseño de los personajes refleja fielmente la línea gráfica de la pluma de Hergé, la sensasión (táctil) que los cuerpos de los actores transfieren en sus respectivos personajes es simplemente extraordinaria, desde las texturas de las superficies a los movimientos de los músculos bajo la piel, desde los cabellos soplando en el viento a la percepción de que cada cuerpo tenga un peso real. Los personajes no se adhieren a las características físicas de los actores involucrados (como lo había hecho Robert Zemeckis en "The Polar Express" con Tom Hanks), pero se pueden reconocer por las posturas y por la proxémica de cada personaje (basta pensar en los detectives , Thomson and Thompson, interpretados por la pareja cómica Simon Pegg y Nick Frost).

Tintin no es un simple diseño generado por el ordenador, bajo todos esos píxeles, hay carne, sangre y un corazón que late, el de sus protagonistas. Es innegable que Jamie Bell, Daniel Craig y sobre todo Andy Serkis (su capitán Haddock es irresistible, especialmente por el acento escocés, la película va vista absolutamente en lengua original) han regalado a sus personajes una humanidad irrefrenable, que les hace inmediatamente cercanos a todo tipo de público, mostrando un uso de la performance capture funcional bajo diferentes puntos de vista. El guión escrito por Steve Moffat, Joe Cornish y Edgar Wright (director de "Shaun Of The Dead" y "Scott Pilgrim vs. The World") es un torbellino de situaciones adrenalínicas y chistes ingeniosos (como en los cómics de Hergé), tal vez un poco demasiado calculado y, ciertamente no perfecto en términos cinematográficos, pero extremadamente eficaz para una película que da rienda suelta a la imaginación infantil de cada espectador durante casi dos horas, dejandolo literalmente sin aliento. La maravillosa música de John Williams y las escenografías se funden entre ellas y entre los emocionantes planos secuencia que se hacen aún más espléndido gracias a un 3D que pone en relieve la maestría técnica con la cual la película ha sido realizada. Maravillosos los créditos iniciales que, solos, son una razón más que válida para usar las gafas 3D durante toda la película.

Nada en "The Adventures of Tintin: The Secret of the Unicorn" parece ser dejado al azar y el resultado final es agradablemente impresionante. Una explosión de colores y curvaturas que siguen un ritmo vibrante en pantalla, creando un caos visual fascinante que mantiene siempre alta la atención del espectador. Entretenida, moralista  y llena de momentos robados a un thriller de otros tiempos, la película se presenta como una historia de acción a la Spielberg, y donde en algunos momentos es difícil no confundir mentalmente el incontrolable Tintin con el más antropológico Indiana Jones. La mezcla spielberguiana funciona en el mecanismo habitual de su cine: acción, aventura, espectáculo y una dosis extra de comedia, porque en su mundo se crece, se enfrentan los miedos, pero se permanece (afortunadamente) siempre niño.

Valoración : 8/10


En dos palabras : El "Tintin" de Steven Spielberg convence inmediatamente, incluso a aquellos espectadores menos abiertos a esta nueva operación cinematográfica : Necesitamos únicamente un puñado de segundos para aceptar u olvidar que la película ha sido realizada en Motion Capture. Cualquier duda que se pueda crear, es rápidamente eliminada: sí por un lado, la película rinde homenaje a las historietas de Hergé, por el otro este "nuevo" Tintin; tiene la frescura - y a veces la genialidad - de algunos largometrajes Pixar que han conquistado los corazones de los espectadores de medio mundo. Absolutamente recomedable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...