noviembre 07, 2011

Película del día...

Super - James Gunn , 2010

Hemos visto "Defendor"de Peter Stebbings, después ha tocado el turno de "Kick-Ass" de Matthew Vaughn, sin olvidarnos de "Special" con Michael Rapaport. ¿Cuántas películas con premisas similares puede salir a distancia de pocos años antes de que el argumento pueda ser considerado examinado desde todos los puntos de vista?. La última película de James Gunn, simpático y un poco loco director de una película de culto como "Slither", demuestra que cuando hay talento y visión no se debe tener en cuenta la saturación.

El argumento de "Super" es aparentemente conocido Frank, interpretado por un alucinado y perfecto Rainn Wilson, ha sufrido tantas payasadas y decepciones durante toda su vida, la última de ellas el abandono por parte de su esposa drogodependiente Liv Tyler en favor del "violento" traficante Kevin Bacon. A partir de ese momento la decisión de llevar un traje de superhéroe dura poco (poquísimo) : justo el tiempo de la enésima visión mística de su vida. La diferencia con las otras películas de este tipo de sub-género se encuentra en ese "pequeño" particular: ¿Qué sucede cuando a llevar puesto las mallas coloradas, ya no es un tiermo marginado y/o un individuo de las capacidades intelectivas reducidas, sino un personaje que más allá de las buenas intenciones es auténticamente desequilibrado?...

A pesar de que la película juegue desde los primeros minutos con los mecanismos del cine independiente, incluyendo los espléndidos títulos iniciales animados, es bastante evidente que Gunn quiere dar un paso más allá, o más bien a un lado, dejando el realismo tranquilizador de las comedias dramáticas sundancianas por un tono más encendido, feroz, casi surrealista : todo comienza con una alucinación que mezcla Hentai y delirios de posesión divina, y continúa con Frank que, al no tener un claro proyecto moral en su lucha contra la delincuencia, ante la duda comienza a destrozar cráneos con una llave inglesa, cualquiera que sea la culpa. Y si la película desde el principio es tan extraña, tanto así de volverse casi indigerible, es sumamente decisivo el encuentro con Libby (una graciosa y fenomenal Ellen Page), apasionada de cómics completamente desiquilibrada, aún más de Frank que encuentra excitante la idea de que alguien haya usado en serio un disfraz de "justiciero".

James Gunn usa intencionalmente un estilo sucio y realista, definitivamente es menos refinado de Vaughn, pero más inquietante en el esbozar a sus personajes que claramente cruzan la frontera de lo inestable descaradamente, Frank/Crimson Bolt y Libby/Boltie son dos vigilantes perturbados y fuera de control dignos de un "revenge-movie" de los años 70, aún más desiquilibrados de la pareja Big Daddy y Hit-Girl de la película de Vaughn que, a pesar de moverse siempre al límite, alardean una sed de venganza en donde se advierte una mínima impresión, aunque si distorsionada, de justicia, por no hablar del nerd de Dave Lizewski / Kick-Ass, prácticamente un Boy Scout alejado kilómetros de distancia de la locura sin retorno del personaje de Rainn Wilson.

"Super" es una cinta atrevidamente mordaz, donde el sarcasmo sigue el camino de un indefinible enloquecimiento de la fantasía, que incorpora tanto el ritmo moderado del drama, tanto el ritmo rápido y la cínica dureza del action movie. Con ese sentido del ridículo lavado en las aguas pútridas del splatter, es la cara miserable de la saga cruel de aquel que, buscando la paz, destruye a ciegas, ahogando sus penas en una orgía de sangre. Y es - aparte del final sorprendentemente poético - una "peliculílla" deliberadamente desagradable como la mediocridad de la vida, impregnada en el sabor metálico de las frustraciones sin remedio, una obra genuinamente perturbada, pero divertida (siempre y cuando tengáis el estómago adecuado), extremadamente violenta, y sin embargo dulce, radical y pop al mismo tiempo y por todas estas razones, simplemente imperdible.

Valoración : 8/10


En dos palabras : Dirigida y escrita por James Gunn, "Super" es una comedia negra irreverente y audaz, inquietante y esquizoide : a través de la parábola del hombre apacible e inepto que proyecta su super "yo" generarando un superhéroe psicópata, el cineasta estadounidense desenmascara la otra cara del sueño americano, aquella predadora y prevaricadora del mito del self-made man y realiza, casi sin darse cuenta, un verdadero "cult". Absolutamente recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...