noviembre 08, 2011

Disco Fundamental...

The River - Bruce Springsteen (1980)


Género : Songwriter

Tracklist :

Disc 1:
01. The Ties That Bind
02. Sherry Darling
03. Jackson Cage
04. Two Hearts
05. Independence Day
06. Hungry Heart
07. Out In The Street
08. Crush On You
09. You Can Look (But You Better Not Touch)
10. I Wanna Marry You
11. The River                                                                               


Disc 2:
01. Point Blank
02. Cadillac Ranch
03. I'm A Rocker
04. Fade Away
05. Stolen Car
06. Ramrod
07. The Price You Pay
08. Drive All Night
09. Wreck On The Highway

Un doble álbum que selló una época memorable para el compositor de Freehold, Nueva Jersey, un resumen perfecto de lo que había expresado en trabajos anteriores (de "The Wild, The Innocent and The E-Street Shuffle" a "Darkness on the Edge of Town") y de aquello que inevitablemente surgiría en los sucesivos: la sensación de impotencia y derrota hacia la vida, el arrepentimiento frente un pasado que no se puede cambiar, pero a pesar de todo, a pesar de las heridas profundas excavadas en el fondo de "Nebraska", a pesar del miedo de la oscuridad que nos rodea, la esperanza puesta en la danza, en la capacidad de mantener encendida la luz de una pequeña cerrila con la cual poder soñar, aunque si nos encontramos entumecidos por el frío y a punto de soltar la presa. Toda la poética de Bruce Springsteen aquí resumida cruza los surcos de "The River", obra atípica para la época, tan fuera de fecha en su rechazo de las influencias dark y electrónica-paranoide de cierta new wave, de permanecer firmemente enganchada a una concepción clásica del rock de no envejecer ni un solo día. El apoyo que tiene el grande artista estadounidense es simplemente increíble, la "E-Street Band" es tal vez la máquina de rock más cohesionada e imbatible de todos los tiempos: Clarence Clemons al saxo, Steve Van Zandt a la guitarra, Roy Bittan al piano, Danny Federici al órgano, Max Weinberg en la batería y Garry Tallent al bajo cincelan maravillas, tanto en la potencia del rock más irreverente y poco convencional como en la melancolía de las baladas, consiguen estar todos sensasionales de la misma forma sin ningún tipo de virtuosismo individualista.

Diecinueve canciones inolvidables. Canciones que quedarán para siempre en mi ADN. "The River", para empezar, es una balada folk dolorosa, introducida por un intenso solo de armónica, que habla de la dureza de la vida, a través de la historia de dos chicos. Una historia de adolescentes que se conocen y se enamoran. Un embarazo a temprana edad, y el consecuente matrimonio forzado borran el romanticismo y la inocencia. Sólo un paseo por el río conserva los dulces recuerdos de la adolescencia. Pero la vida pasa como un tren de carga. Él pierde su trabajo y el amor se desvanece. Y solo junto al río el hombre recuerda el amor desvanecído. Una historia común, narrada magistralmente y con una melodía que quedará para siempre en el alma de quien ha tenido la suerte de escucharla. Luego encontramos la grandiosa "Point Blank". Que nos habla sobre el resentimiento por el final de una historia de amor. Una de las baladas más bellas de Springsteen. Potente, densa, con una andadura suntuosa. Estupéndas y conmovedoras "Drive All Night" y "Wreck On The Highway", esta última sobre el sentido de la vida, descansando junto a la propia mujer, después de haber presenciado un accidente fatal. Hacen de contraste canciones que suelen ser más "típicamente" rock n’roll, brillantes y emocionantes como "Hungry Heart", escrito para The Ramones. "Out In The Street", sobre el trabajo y el deseo de escapar, "Cadillac Ranch", rock puro de gran impacto, un himno a los coches, a las carreras y a la diversión. "You Can Look" y "Ramrod" caballos de batalla live. Y "Two Hearts", rock positivo y solar.

Una mención especial merece "Indipendence Day". Se trata de un discurso que Springsteen hace a su padre. Como dice el título, describe el día de la partida del hijo. Es decir "la independencia" del padre. Un hijo que se convierte en un adulto y se preocupa por el padre anciano. Bruce elige las palabras de decir a su padre con una delicadeza absoluta. Un día triste y definitivo, aquellos que ya lo han experimentado pueden entender. Pero al final emerge el gran afecto que el cantautor tiene por el padre : "So say goodbye, it's Independence Day. Papa now I know the things you wanted that you could not say..." El arte del rockero vagabundo estadounidense nos arrastra por más de ochenta minutos entre las ruinas de la periferia y entre aquello hombres que se encuentran de rodillas por el peso de la existencia y por el imposible futuro soñado. Después de más de treinta años, existe todavía una razón para envidiar a los que tendrán la oportunidad de abrir por primera vez este tesoro de maravillas y sentir el calor, la experiencia del éxtasis del poder de la imaginación, del cuerpo que se mueve libre y persuasivo, envuelto en la catarsis de la danza. Y conmoverse a la sombra de una esperanza que parece nunca llegar, ni siquiera en la oscuridad más espesa. Con "The River", Sprigsteen ha creado su obra maestra definitiva, y uno de los discos más hermosos de la historia del rock.

*Tres espléndidos temas:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...